Wednesday, February 19, 2014

Recuerdos de allá lejos, 72 horas de vuelta a mi niñez.


Cuántas veces hemos soñado volver a los lugares donde el tiempo se ha parado, donde las paredes guardan recuerdos y secretos de nuestra niñez?
En mi último viaje a Uruguay me sume a los planes familiares para pasar Navidad en la Colonia de Vacaciones del Sindicato Medico en el Hotel Alción en Solís.
La última vez que viste el hotel Alción fue 24 años atrás, como despedida familiar antes de emigrar a tierras lejanas. En ese entonces ocupado en mi juventud poca fue la nostalgia de volver a un símbolo de aquellos años especiales.
Pero esta última visita fue diferente. Como una máquina de tiempo los recuerdos se dispararon, las imágenes no cesaban de volver a mi mente, las voces del pasado golpeaban con fuerza en mi cabeza apretándose en la fila para volver a mi memoria. En el desorden en que el flujo de recuerdos llegaba y que se me hacía imposible ordena algunos aparecieron más claros que otros como  Willie, el líder encargado de las actividades de los niños, la prueba de fuego en la caminata del cerro de las animas con la que puse a prueba mi corazón recién emparchado, los paridos de futbol que parecían finales del mundial entre médicos y mozos  por la botella de whisky, las meriendas familiares, la libertad de dar vueltas sin fin, las bajadas a la playa, y la presencia de mi viejo que ya no está con nosotros. Entre ese mar de recuerdos mi hermana trajo uno muy especial que hasta hoy da vueltas en mi cabeza. Una cancion inventada en una de las tantas actividades con los niños "En la colonia hay un mozo, que va desnudo a la playa, les voy a decir porque, porque su nombre es Nimaya".
Para quedarme con los recuerdos, para traérmelos cruzando mares y montañas, deambule por el hotel con la cámara en un ejercicio de enfrentar lo que veo frente a mis ojos, con las imágenes que vuelven del pasado, interesante posibilidad que se nos da muy de vez en cuando.

Posiblemente seamos unos pocos los que al ver estas imágenes nos llenemos de melancolía y nostalgia, con ellos va un brindis por los recuerdos en el hotel Alción, salud! 



























Monday, February 10, 2014

Children of the occupation: growing up in Palestine

Ahed Tamimi, 12, plays hopscotch, likes movies about mermaids and teases her brothers at home in Nabi Saleh.

Nawal Jabarin, 12, and her brothers, two-month-old Issa and two-year-old Jibril, in their West Bank home.

Waleed Abu Aishe's family put a steel cage over their house in Hebron after attacks by settlers: ‘It’s like living in a prison.
No one can visit us. Soldiers are there day and night. I don’t remember anything else’.

‘People respect me because I’ve been arrested so many times,’ says Muslim Odeh, 14, who lives in Silwan, East Jerusalem.



Despite their difficult lives, each of these four children has a touchstone of normality in their life. For Nawal, it is the sheep that she tends. Ahed likes football and playing with dolls. Waleed is passionate about drawing. Muslim looks after horses in his neighbourhood. And each has an ambition for the future: Nawal hopes to be a doctor, to care for the cave-dwellers and shepherds of the South Hebron Hills; Ahed wants to become a lawyer, to fight for Palestinian rights; Waleed aspires to be an architect, to design houses without cages; and Muslim enjoys fixing things and would like to be a car mechanic.

But growing up under occupation is shaping another generation of Palestinians. The professionals who work with these children say many traumatised youngsters become angry and hopeless adults, contributing to a cycle of despair and violence. "What we face in our childhood, and how we deal with it, forms us as adults," Zaghrout says.

Harriet Sherwood/ The Guardian
Photography: Quique Kierszenbaum

Sunday, December 1, 2013

Una foto por día 197/365 días , one picture a day 197/365


Uruguay es el ultimo en clasificarse al mundial y aparece el "Fantasma del 50".
(C) Photo Quique Kierszenbaum

Saturday, November 16, 2013

Una foto por día 190/365 días , one picture a day 190/365


De todas partes vienen los orientales, momentos antes del partido Uruguay - Jordania.
(C) Quique Kierszenbaum